miércoles, 22 de febrero de 2012

CÓMO CASARSE CON UN INFORMÁTICO. Mayte Blázquez



Ahora que te he ascendido a titular
de mi harén de eunucos verdes
me regalas insomnio por las noches.

No es posible que no entiendas las señales:
ojitos tiernos, suspiros, sonrisa tímida,
mensaje en móvil cada tres cuartos de hora.
Tanto desdén es imposible.

Imposible que no oyeras los mariachis
o extraviase el cartero
el telegrama que te mandé aquel viernes:
Cuchifrito mío stop coma stop te quiero

o que aquel día en casa no notases
-Leyendas de pasión en la pantalla-
que me perdí la melena de Brad Pitt
por mirarte todo el rato de reojo.

No puede ser, tampoco,
que no veas mis celos en los bares
cuando la guapa de turno se acerca y te pregunta
si está disponible tu sistema operativo.

¡Qué pena, amor, no habernos conocido
el año tres antes de Google
con lo fácil que hubiera sido entonces entendernos
sin tanto tuenti, twiter, blog, fotolog o facebook!

MAYTE BLAZQUEZ
BLOG DE LA AUTORA: INESTABLE Y ADIABÁTICA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada